Un Maestro muy Especial

  • 20 May, 2019

Ser emprendedor no solo significa comenzar un negocio, también significa ser el iniciador de algo, significa superar obstáculos, hacer las cosas diferentes y tener éxito a pesar de todas las dificultades que puedan enfrentar.

 

Para TNO es un privilegio contar la historia del reynosense Luis Gustavo Molina, primer Catedrático Asperger en México, quien en esta ocasión es Nuestro Emprendedor por la Educación Inclusiva.  Luis pese a todos los pronósticos negativos por su condición en un espectro autista, ha logrado superar los obstáculos que en su momento le ha impuesto esta condición y ha logrado además de ser catedrático, convertirse en un vocero de la educación inclusiva, de la superación profesional y de la posibilidad de tener una vida plena y exitosa.

 

El Diagnóstico…tienes Asperger

Normalmente los diagnosticados con autismo son generalmente niños. A Luis Molina le tocó enfrentar una niñez con muchas dificultades, incomprensión y etiquetas por su comportamiento debido a que fue detectada su verdadera condición, hasta que era un adulto.

 

Fue hasta 2013, después de una búsqueda por solucionar sus problemas para socializar encontró el origen de su condición. Sus características y su forma de ser llamaron la atención de una especialista la Licenciada Carmen Flores que radica en la ciudad de Reynosa.

 

Al empezarme a observar, ella se dio cuenta que tenía algo, pero tenía que estar segura. Fue cuando vino el Director de Neurología de la Universidad Autónoma de Nuevo León para analizarme en noviembre de 2013, y me dijeron ‘’Si, tienes síndrome de Asperger.

 

Luis Molina explica que la diferencia entre el Autismo y Asperger es el grado de cada uno, estos dos síndromes son Primos-hermanos.

 

En el caso del Autismo, los chicos con autismo viven encerrados en una burbuja, en su propio mundo y es ahí donde se necesita terapia para sus problemas.

Las personas que tenemos síndrome de Asperger nuestro sistema sensorial es muy diferente porque, aunque percibimos igual, vivimos en un mundo diferente. Un ejemplo, si tú me dices ‘’No se puede’’ mi cerebro te va a decir ‘’ ¿por qué no puede? ¡Hazlo!’’. Es ahí cuando inclusive nosotros no medimos las consecuencias ni las circunstancias.

 

Luis nos comenta que las personas con síndrome de Asperger suelen ser solitarias, las emociones les afecta demasiado, son nerviosos y se mantienen tensos. Cuando se presentan situaciones lo único que quieren es huir de ellas, ya que no saben cómo manejarlas, pero a su vez no pueden alejarse. Y es ahí donde viene lo difícil, tienen que trabajar con ello. Sin embargo, asegura Luis, son personas apasionadas y directas para hacer las cosas, sobre todo para ellos no existen límites.

La mejor arma el trabajo

La noticia de su diagnóstico sorprendió a su familia, provocando muchas emociones y sentimientos encontrados, lagrimas derramadas por Luis porque por primera vez sabía el origen de sentirse diferente, ser diferente y enfrentar con dificultades un mundo que sentía ajeno.

 

Los primeros meses e incluso el primer año después de saber su diagnóstico, para Luis fue un periodo difícil, pues no sabía cómo manejar esa nueva situación, pero propuesto como es, encontró el camino trabajando de la mano con el Asperger.

Le ha costado un gran esfuerzo, pero ese esfuerzo lo comparte ahora con padres de familia y con docentes ayudándoles con información que requieran para sus hijos o alumnos que padecen cualquier síndrome.

 

Nosotros vamos a crecer con él, vamos a desarrollarnos con él e incluso vamos a morir con él. Pero si empezamos a trabajar el Asperger de una manera positiva todo va a salir muy bien.

El Asperger tiende mucho a la manipulación, generando ansiedad que es parte de este síndrome. No hay mejor arma para combatirla que el trabajo. Trabajando y despejando la mente, manteniéndola siempre ocupada se empieza a trabajar la ansiedad y con ella el Asperger.

 

Una niñez difícil pero feliz.

En los años 70’s, 80’s y 90’s el Asperger no existía, eso hizo aún más difícil la niñez de Luis, ya que la ciencia no estaba tan avanzada como hoy en día.

Un síndrome desconocido habitaba en Luis, y nadie lo sabía. Imaginemos por un momento ser Luis de niño, confundido por qué la gente era indiferente con él y en ciertas ocasiones era un niño raro y rechazado, aunque la realidad es que lo raro se convierte en lo extraordinario.

 

Había ciertos indicios, pero si en 1970 u ochentas, hubieran avanzado más en investigaciones científicas, neurológicas sobre el Asperger, creo que no hubiera sufrido bullying, no hubiera sufrido el rechazo de mis maestros en la primaria, no hubiera pasado por momentos difíciles en mi infancia.

 

Luis en el transcurso de su vida se encontró con gente noble y de gran corazón, que hicieron que su niñez fuera una etapa feliz. Las actividades en que participó, sus amigos de la cuadra y el amor de su madre, ayudaron a Luis a ser un niño pleno con un corazón feliz.

 

 

México en la Habana Cuba

Recientemente Luis Gustavo Molina representó a México y a Tamaulipas en el Encuentro Internacional por la Unidad de los Educadores que se llevo a cabo en la Habana, Cuba, donde presento su ponencia ‘’Los Retos De La Inclusión Educativa Frente A La Reforma Del Siglo XXI’’ la cual fue aceptada por el Comité Científico del Congreso de Pedagogía y por el Ministerio de Educación de Cuba.

 

Dios me puso en mi camino a unos amigos maravillosos allá que me estuvieron guiando. Haber conocido a gente maravillosa en el Ministerio de la Educación en Cuba me abrió otro panorama diferente. No podía creerlo, estaba con los mejores del mundo.

 

En su ponencia plasmo cual ha sido la verdadera problemática de la docencia en México en comparación con América latina. Mencionó que hubo solamente dos grandes presidentes de México que cambiaron la visión educativa del país; Juárez y Lázaro Cárdenas. De ahí en adelante, hubo un retroceso educativo el cual estamos viviendo en la actualidad.

 

Durante su estancia en Cuba, nadie sabía que Luis tenía un compañero de vida, el Asperger. No fue, sino hasta el primer día de un taller de inclusión educativa, que decidió decir ‘’Tengo Asperger’’…

 

¿Nosotros nos tenemos que adaptar a ustedes o ustedes a nosotros, ¿cuál es la visión? Esa fue la pregunta que les hice.

 

Considera su aventura por la Habana, como un parteaguas en su vida, un gran cambio radical que lo esta llevando a experiencias nuevas y relacionarse con personas interesadas en mejorar la educación como él.

 

Luis ha sido invitado por el Dr. Raúl de Gala, jefe de la Cancillería de la embajada de México en la ciudad de Cuba, así como también fue invitado por el Primer Secretario de la embajada de Cuba en México y asesor educativo el maestro José Antonio del Pino, quien para Luis es considerado y nombrado un Embajador de la Inclusión Educativa.

Tengo un gran cariño por Cuba, tengo un gran respeto por la docencia cubana, tengo un gran respeto por lo que están haciendo en la educación de ciencias y también un gran respeto sobre la situación política y social que ellos han tenido en estos últimos 60 años.

Cuba y Matamoros unidos en la educación

Cuba puso los ojos en Matamoros, y es que Luis ha sido el enlace perfecto para que Cuba y Matamoros formen un convenio educativo, donde puedan venir docentes de la Republica de Cuba a impartir información en como desarrollar y trabajar la educación para niños con capacidades diferentes en Matamoros; a la vez un intercambio que traiga mejoras tanto en lo educativo, como en lo social y cultural.

 

Ser un enlace es un orgullo para mí, pero no solamente para mí si no para todos los niños de la ciudad y de la región.  Matamoros va a ser una punta de lanza a nivel estatal porque Matamoros tiene infraestructura, tiene la visión e ideas concretas.

 

No hay límites, el aprendizaje nunca termina.

La aventura del aprendizaje aún no concluye para el Catedrático Luis Gustavo Molina, su nueva, su ánimo de emprendimiento no para en la enseñanza y el enlace entre países para intercambiar conocimientos. Su camino lo llevará a residir en Cuba donde fue invitado a estudiar una maestría, los sentimientos encontrados y el temor por nuevos retos se hacen presentes, pero con gran entusiasmo y el apoyo de su esposa Claudia esta listo para emprender el nuevo camino. 

 

Tengo sentimientos encontrados porque aquí tengo mi país, mis raíces. Como Asperger es un reto diferente porque de repente te entra el miedo y la ansiedad. La ventaja y lo mejor de esto es que todo lo que aprenda lo voy a traer aquí, a la región. No hay límites, los limites te los pones tú mismo.

 

Luis ha dejado en claro que se necesita motivar al gobierno para que voltee a ver el mundo olvidado en el que él y muchos niños y adultos viven; atesorar las mentes brillantes que se esconden tras una condición que aún hoy es vista con temor por padres de familia y maestros. Que se den las condiciones para que niños y jóvenes con capacidades diferentes sean orgullo y ejemplo del talento mexicano.

 

Se necesitan padres sin miedo

El mensaje de Luis se centra en la fe. La fe mueve montañas y el tener fe en los hijos que padecen cualquier tipo de síndrome es la mejor ayuda que un padre o madre puede dar a su hijo. La fe en ellos los fortalece y les permite superar esa condición que les impide realizarse plenamente.

 

Necesitamos tener padres que sepan ser couches, padres que sepan dirigir a sus hijos. Pero primeramente es interiorizarse, concientizarse de que ustedes son lo más importante para que sus niños salgan adelante. Si ustedes tienen miedos, temores e inseguridades eso lo van a transmitir a sus hijos.

 

Nuestro Emprendedor por la Educación Inclusiva y Primer Docente Asperger en México destaca que la clave para que se den las condiciones inclusivas en la sociedad, es iniciar desde el vínculo familiar, la aceptación, la búsqueda de atención oportuna y la vinculación con quienes aporten las técnicas, más avanzadas de educación inclusiva darán el triunfo a cualquier persona en condición Asperger.

 

Lo mejor, afirma Luis Molina es, que salgan a explorar el mundo, y cuando empiecen a descubrir el mundo solos, se den cuenta de las grandes maravillas que pueden hacer… y es ahí cuando descubren que realmente pueden ser felices.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *