Los abuelos, tesoro de vida.

  • 28 Ago, 2018

Aunque en la mayoría de países latinoamericanos, el Día del Abuelo se celebra el día 26 de julio, en nuestro país, no ocurre este día.

En México, la celebración del o los abuelos, es el día 28 de agosto, la cual fue instaurada en 1983, sin embargo, su el origen se remonta en la presidencia de Lázaro Cárdenas, quien determinó que debía existir una fecha especial para honrar a los abuelos.

Una nueva versión de los años 90′ se le atribuye al locutor de radio Edgar Gaytán, pues se dice que se instituyó gracias a que su programa de radio era dedicado a los adultos mayores.

El festejo tiene una gran relación al catolicismo, pues coincide con la conmemoración de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesucristo.

El Día del Abuelo busca darles a los abuelos el lugar que merecen en el cuidado de la familia, recordar que son la semilla del fruto que ahora se tiene y no dejarlos fuera de las nuevas tareas que se adquirieron, pues su experiencia puede ser clave para su desarrollo.

 El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) estima que la población de adultos mayores 60 años y más suma 12.4 millones de personas, que es otra manera de ganarse el título por la edad.

Los abuelos en México aún tienen un lugar especial en las familias mexicanas, son el pilar histórico en la vida de los nietos, son los que transmiten la tradición familiar y conservan de alguna manera esa unión familiar, al cuidar en ciertos casos de los pequeños mientras sus padres trabajan, son los que consienten, cantan juegan y aun cuentan cuentos.

Los recuerdos más dulces de la niñez están plagados de momentos en la cocina de la abuela o de la compañía del abuelo, son ellos quienes defienden a los traviesos y premian a los aplicados. Son los que, en esta etapa de adultos mayores activos, guardan aun mucha jovialidad para compartir con los nietos el gusto por juegos de video, música moderna o algún deporte. Es gracias a ellos que nuestros hijos conocen las vivencias del viejo mundo sin internet, ni toda la tecnología que hoy nos desborda. A través de ellos se enteran de lo que era la verdadera radio, un tocadiscos o tocacintas, una cámara con rollo de película o un teléfono con marcación de disco. 

Esta generación de abuelos ha trascendido de un siglo a otro entre cambios revolucionarios sociales y tecnológicos. Es una generación de mayores todo terreno, que no se aferran a la idea que todo tiempo pasado fue mejor, al contrario, son conscientes del avance vertiginoso de la vida pues así lo han vivido y son muy tolerantes con una generación para la que todo es “desechable y provisional”, como cantara Serrat. Se han ido adaptando a esta nueva forma de ser, de abuelo tecnológicamente dotado, para entender a la generación que construye el nuevo mundo.

Celebremos a los abuelos, entendamos si a veces no comprenden las nuevas formas de ser, pensar, y vivir esta vida conectada a la tecnología, no dejemos de escuchar sus historias de vida y aventuras del mundo que ellos vivieron. Atesoremos la oportunidad de colectar experiencias del siglo pasado, pues somos afortunados de recibirlas directamente de quienes las han experimentado, pues sus vivencias y experiencias de vida son el mayor tesoro que podemos guardar de nuestros abuelos.

 ¡Felicidades a todos los que tienen dicha de ser Abuelitos y a quien tiene la fortuna de tenerlos, celébrelos!

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *